Mini análisis de rostros

Hoy vamos a estudiar a uno de los maestros espirituales más influyentes del siglo XX: George Gurdjieff (1872-1949) de origen armenio. Tenía una personalidad carismática pero a la vez rodeada de misterio. Su principal obra fue dar a conocer y transmitir las enseñanzas del “Cuarto Camino en el mundo occidental con el propósito de elevar a las personas espiritual y humanamente. Fue el iniciador en Occidente de las enseñanzas del Eneagrama, sistema de clasificación y descripción de los diferentes patrones de personalidad.

El rostro de Gurdjieff nos indica que era una persona visceral, directa, tenaz, dominante, seguro de sí mismo, retador, afirmar su ‘territorio’.

Valoraba mucho la independencia. No mostraba fácilmente su vulnerabilidad y no confiaba fácilmente en los demás. Tenía un agudo sentido crítico. Su superyó le susurraba: ‘vales o estás bien si eres fuerte y estás al mando de tu vida’ (combinación de un nivel instintivo dominante con un nivel cerebral en contención, el conjunto acompañado un alto nivel de tonicidad general). Su intelecto en contención trataba de canalizar su instintivo en proyección. Afirmaba lo siguiente: ‘Sin el conocimiento libre, sin comprender el trabajo y las funciones de “la máquina”, el hombre no puede ser libre, no puede gobernar a sí mismo y siempre va a seguir siendo un esclavo.

A pesar de tener una elevada cultura, su fuerte arraigamiento con la tierra le empujaba a ser muy práctico. Valoraba el cómo hacer las cosas, se volcaba en el poder de la realización, como conseguir resultados y apreciaba a las personas que hacían las cosas. Así afirmaba: ‘El razonamiento activo se aprende con la práctica; debería ser practicado durante mucho tiempo y de muchas maneras variadas.’  Se imponía terminar todo lo que empezaba.

Desafiador, era una persona que podía fácilmente sacar a la gente de su zona de confort para que hagan todo lo que son capaces de hacer. Era de los personas que piensan que hay ‘romper algunos huevos para hacer una tortilla’. Pero su filosofía era muy centrada sobre el humanismo. Su nivel afectivo en expansión, con pómulos sobre salientes, nos indica que el factor humano estaba en el centro de sus preocupaciones.

Su marco en dilatación con el movimiento de contención dominante de perfil nos indica que buscaba el poder, tener el control de las situaciones, exigiendo que se haga su voluntad. Y su voluntad era fuerte, no renunciaba ni se echaba atrás fácilmente. No se dejaba impresionar por personalidades fuertes. Ante el conflicto, no se asustaba (ancho mentón en proyección); era combativo, pasional y capaz de tomar decisiones rápidas.Podía mostrar un lado tierno, sentimental pero lo mostraba a pocas personas (mejillas aplastadas y orificios nasales protegidos). No hablaba de sus problemas personales. Podía tener un gran corazón pero lo no mostraba, demostraba su afecto más bien protegiendo. Pero tenía un alto sentido de la justicia con los demás. Decía ‘Sólo puede ser justo quien es capaz de ponerse en el lugar de otros.’


Qué es la Morfo-psicología

La morfo-psicología es una herramienta de diagnóstico muy precisa de la personalidad a través del estudio de los rasgos del rostro. La creó en 1937 el psiquiatra francés Louis Corman.

Tiene muchos campos de aplicación, entre ellos el crecimiento personal, la comunicación con los demás, la terapia, las ventas y los recursos humanos.