El esfuerzo de identificar relaciones significativas entre el aspecto físico de una persona – y en particular de su rostro – y sus rasgos habituales de carácter es muy antiguo. El tratado más antiguo de fisiognomía se atribuye a Aristóteles.

El primer investigador que empezó a interpretar las formas del rostro en su conjunto siguiendo leyes biológicas contrastadas fue el doctor Louis Corman (1901-1995). Fue el creador de la morfopsicología. Estableció la regla fundamental que biología, fisiognomía y psicología son 3 aspectos de una misma realidad. Louis Corman estudió medicina en la universidad de la Sorbona de París con profesores como Marie Curie. Fue director del Hospital psiquiátrico de Nantes (Francia) durante 40 años. Allí fundió un departamento de psiquiatría infantil. Para mejorar su comprensión de los niños con dificultades de comunicación, estudió las relaciones entre los rasgos físicos de la cara y los rasgos psicológicos.

En 1937, acuño las bases la morfopsicología cuando escribió su primer libro sobre la interpretación de los rasgos faciales “Quince lecciones de morfopsicología”, en el cual estableció leyes generalizables a cualquier ser vivo, como es la ley fundamental de Dilatación-Retracción. Publicó más de 15 obras sobre el tema.

En 1980 el Dr Louis Corman creó la Société Française de Morphopsychologie que hoy en día sigue siendo la referencia internacional para la enseñanza de la morfopsicología y la formación de morfopsicólogos con el código deontológico ‘no juzgar sino comprender’.