La Morfo-psicología es el único método que no necesita la participación activa del sujeto estudiado (salvo cuando una persona iniciada a la morfo-psicología se auto-analiza); no requiere el uso de ningún tipo de entrevista previa con la persona estudiada o de tests proyectivos. Un test psicotécnico se contesta conscientemente, por lo tanto la persona estudiada puede de forma consciente o no dar respuestas que no corresponden a sus tendencias y comportamientos naturales.

Un estudio morfo-psicológico se puede realizar en base a fotos (de la cara y del perfil) de la persona. Un estudio morfo-psicológico breve se hace de forma muy rápida, casi instantáneamente y desvela los rasgos más característicos de la persona.