Para contactar conmigo, llámame al +34 649 93 22 47|bcorman@benoitcorman.com
FAQ2019-09-02T17:03:33+01:00

TODO LO QUE DEBES SABER

SOBRE LA MORFOPSICOLOGÍA

¿Cuánto vale cada taller de perfeccionamiento?2019-09-06T19:16:04+01:00

Los 2 primeros talleres de perfeccionamiento valen 120€ cada uno. Pero el tercer taller te sale por solo 90€. Este descuento está pensado para premiarte por haber realizado los 3 talleres y haber hecho el esfuerzo para conseguir una formación completa para leer e interpretar los rostros.

Si deseas repetir una o varias veces un taller de perfeccionamiento, el precio te queda en solo 60€. Muchos alumnos lo hacen porque en cada taller, vamos haciendo casos prácticos diferentes y porque en cada taller que repites vas entiendo nuevas cosas. ¡Y porque la Morfopsicología es un aprendizaje apasionante para comprenderte cada vez mejor y comprender cada vez mejor a los demás!

¿Tienes que haber hecho el taller de iniciación para apuntarte a un taller de perfeccionamiento?2019-08-30T13:17:05+01:00

Si, es necesario haber asimilado las bases de la morfopsicología para poder asistir a uno de estos talleres.

¿En qué orden tienes que hacer estos 3 talleres?2019-06-27T11:14:29+01:00

No importa el orden. Los 3 niveles del rostro y sus aptitudes relacionadas son importantes y deben ser estudiadas con profundidad para entender cómo funciona la personalidad y el carácter.

Por lo tanto, en función del calendario de fechas que te propongo y tu disponibilidad a nivel de agenda, podrás empezar con un taller de perfeccionamiento u otro.

¿PARA QUÉ qué sirve la morfopsicología?2019-09-06T19:08:30+01:00

La Morfopsicología tiene 4 propósitos importantes:

  • El auto-conocimiento
  • La auto-gestión y el desarrollo personal
  • El conocimiento de los demás
  • La gestión de las relaciones

 

Herramienta de DESCUBRIMIENTO DE SÍ MISMO 

La morfopsicología nos permite descubrir las motivaciones principales muy a menudo inconscientes que condicionan nuestras percepciones, nuestros pensamientos, nuestras emociones y nuestros comportamientos.

 

Herramienta de EVOLUCIÓN y de TRANSFORMACIÓN PERSONAL

La morfopsicología nos permite conocer nuestras fuerzas y debilidades reales de nuestra personalidad y poder construir un camino para ampliar nuestras habilidades humanas y profesionales. Nos da el poder de cambiar nuestra manera de relacionarnos con nosotros mismos, con los otros y con el mundo.

 

Herramienta de ANTICIPACIÓN

La morfopsicología nos permite prever con precisión los comportamientos que adopta una personalidad cuando se encuentra bajo el efecto del estrés o cuando se siente en seguridad.

 

Herramienta de COMUNICACIÓN

La morfopsicoogía nos permite  percibir, más allá de los comportamientos, las motivaciones profundas de las personas importantes de nuestra vida personal, familiar o profesional. Podemos comunicar con estas personas con la certidumbre de poder comprenderlas y ser comprendidos.

Sabiendo lo que les motiva o desmotiva, podemos actuar en consecuencia con más flexibilidad y creatividad.

 

Herramienta de ACEPTACIÓN 

La morfopsicología nos permite tomar consciencia de los sufrimientos y del potencial de cada persona en nuestro alrededor. Y esto nos permite apreciar su diferencia, evitar hacer daño hiriendo su sensibilidad y ayudar a desarrollar los aspectos más positivos de su personalidad.

¿Qué dinámica sigue el taller de iniciación?2019-09-06T19:22:10+01:00

La formación dura un día y medio pero a todos los participantes se les pasa volando por 2 motivos.

Primero por el tema central que tratamos: el conocimiento de las personas a través del rostro. Todos vamos practicando continuamente la observación de los rostros de forma intuitiva, es decir sin querer y sin esfuerzo pero lo hacemos de forma más o menos acertada y durante este taller descubrirás las claves para ponerle orden o coherencia a tus observaciones. Repasarás mentalmente y con tu teléfono móvil caras de gente cercanas y de forma inevitable te llegará este mensaje: ‘ahora entiendo más claramente porque esta persona se comporta así’. Y esa comprensión es muy sana porque facilita el hecho de reconocer a las personas como son, y no como queremos que sean.

El segundo motivo por el cual los participantes se lo pasan bien durante este taller de 12 horas es porque hay una dinámica muy interactiva entre los participantes y conmigo. Estarás de acuerdo conmigo que la mejor forma de aprender y de recordar nuevos conocimientos es la práctica, haciendo y para esto, durante toda la formación todos los participantes van haciendo ejercicios de observación y de interpretación del rostro de su compañeros. Qué mejor que rostros de carne y hueso para practicar. Y estos ejercicios se hacen con mucho respeto, y buena intención, la de aprender y de conocer y no de juzgar.

¿Por qué la morfopsicología se centra solo en el estudio del rostro y no toma en cuenta otras partes del cuerpo?2019-09-06T19:26:06+01:00

Pues esencialmente por 2 motivos:

El primero, es porque nuestro rostro es la parte de nuestro cuerpo que mejor indica cómo nos adaptamos al entorno.  En nuestro rostro se agrupan 4 de nuestros 5 receptores sensoriales (ojos, nariz, boca, orejas) y lo convierte en la zona del cuerpo que más interactúa con el medio. Y como hemos comentado antes, nuestra personalidad es una estrategia de adaptación al entorno; nuestro rostro refleja muy bien esa adaptación gracias a su movilidad. DE hecho el rostro es la parte del cuerpo que mayor movilidad tiene y por eso nuestra cara es la parte de nuestro cuerpo que más cambia a la largo de nuestra vida.

No hace falta saber de Morfopsicología para darse cuenta que la cara de una persona evoluciona muchísimo desde su niñez hasta su vejez y pasa por cambios importantes en ciertos periodos de nuestra vida. Por lo tanto, consideramos que, de todo el cuerpo humano, el rostro es la parte más representativa de nuestro dinamismo vital y de cómo nos adaptamos al entorno.

El siguiente motivo es el siguiente: nuestra cara es la parte de nuestro cuerpo que mejor nos diferencia los unos de los otros, nos hace únicos e irrepetibles. Da información sobre nuestra identidad individual, sobre nuestro género, nuestra edad aproximada, nuestros estados emocionales. Además la neurociencia pone en evidencia esa relación estrecha y directa entre nuestro cerebro y nuestro rosto. En cambio los cuerpos no permiten establecer tantas diferenciaciones claras entre los individuos. De hecho está claro que nos reconocemos por la cara, ¿verdad?

Cuando miramos un rostro por primera vez y sin mucho esfuerzo, nos hacemos una idea muy rápida de algunos rasgos de carácter que pueda tener esta persona. No podemos explicar cómo hemos llegado a estas deducciones porque se trata de algo intuitivo y por analogía: asociamos caras nuevas con otras que ya conocemos y deducimos que deben tener caracteres parecidos. Esta práctica de etiquetar a las personas es poco fiable e incompleta porque se hace de forma inconsciente e intuitiva, sin una base racional ni consciente, lo que sí ha conseguido la Morfopsicología.

Hay otro caso llamativo cuando se habla de la correlación entre rostro y personalidad, es el de los gemelos idénticos que tienen rostros muy parecidos.  A lo mejor conoces algunos. Los estudios científicos han demostrado que comparten un gran número de rasgos de comportamiento, que pueden ser por ejemplo la timidez, la hiperactividad, el optimismo, la sociabilidad, la agresividad… e incluso pueden tener en común gustos y preferencias que pueden ser orden vocacional o religioso. Estas coincidencias repetitivas y comprobadas ponen de manifiesto que hay una correlación entre formas y psicología. La Morfopsicología considera que  no se trata de una correlación simple entre la forma y la función sino de una interacción sincronizada de todas las partes del rostro. Por lo tanto, si cambia una zona o un elemento del rostro, puede cambiar toda la estructura y personalidad del sujeto.

¿En qué se basa la morfopsicología?2019-06-27T14:05:22+01:00

La morfopsicología se basa en una ley biológica universal: cualquier organismo vivo se adapta constantemente al entorno en el cual se desarrolla, a la búsqueda de un equilibrio. Esta ley se aplica, por supuesto, al ser humano y especialmente al rostro que es la parte del cuerpo que más rápidamente evoluciona. Por lo tanto, nuestra cara es la parte que mejor indica cómo nuestra morfología se adapta al entorno en el cual progresamos.

Hoy en día, es posible observar en laboratorios cómo las células del rostro (y del cuerpo) se modifican para adaptarse al entorno psicológico de una persona. Los científicos han comprobado que si experimentamos un cambio psicológico, nuestra biología cambia.

El rostro es el reflejo de todo lo que pasa por detrás de su superficie. La morfopsicología ha hecho el recorrido opuesto: se basa en la observación de lo biológico para deducir lo psicológico. Establece cómo descodificar el funcionamiento psicológico de una persona en base a las formas de su rostro.

Esta ciencia establece un método para examinar las formas de la cara y sigue un hilo conductor para interpretarlas. De forma especifica, las 4 principales leyes biológicas para realizar un estudio morfo-psicológico son:

– la ley de la Dilatación y Retracción

– la ley de la Tonicidad y Atonía

– la ley del Equilibrio y Armonía

– la ley de Evolución y Movimiento.

¿Por qué las formas de nuestra cara tienen un significado?2019-06-15T10:49:38+01:00

Las formas y el relieve de nuestra cara es el lugar de enfrentamiento entre las fuerzas vitales de nuestro patrimonio genético (innato) y las fuerzas de resistencia del entorno que nos rodea y nos influye (adquirido).

Es la alianza o la oposición entre esas fuerzas que han formado nuestro carácter y da esa forma tan singular a nuestro rostro. Y esas fuerzas vitales procedentes de las profundidades de nuestro ser no paran de afectar el molde de nuestro rostro a lo largo de nuestra vida. Por eso el rostro no es una mosaica estática sino una superficie dinámica sensible a los movimientos interiores de nuestro inconsciente y a nuestras interacciones con el entorno.

¿Desde cuándo existe la morfopsicología?2019-09-06T19:30:00+01:00

En todas las épocas se ha pensado que existían correspondencias exactas entre las formas del rostro y los rasgos del carácter de una persona. Y desde la antigüedad se han elaborado muchos sistemas más o menos rigurosos para profundizar la comprensión de esta relación entre rostro y carácter.

A estos sistemas, se les suele agrupar en una aérea del saber que tiene varias denominaciones: de forma un poco confusa hay 3 palabras distintas que se usan: las palabras fisionomía o fisiognomía o fisiognomonía. Usaré la denominación más usada fisiognomía para referirme a lo que consideramos el ancestro de la Morfopsicología.

¿Quiénes fueron los primeros en poner en evidencia la relación rostro-carácter y en hablar de fisiognomía?

Es difícil decirlo con exactitud porque nos han llegado referencias muy antiguas de muchos sistemas de fisiognomía, desde la antigua Egipcia entre 2500 y 3000 años antes de Cristo, y también desde China donde el arte de la lectura del rostro tiene una antigüedad de más de 2000 años y que por cierto en la actualidad se lo considera allí una ciencia auxiliar de la medicina.

En Occidente empezó en la Antigua Grecia. Y tradicionalmente se considera que el filósofo y matemático griego Pitágoras fue el fundador oficial de la fisiognomía en 530 años antes de Cristo porque fue el primer gran pensador en practicar la fisiognómica y en sentar algunos de sus principios básicos.  Se dice que Pitágoras analizaba de forma precisa los rostros de todos los jóvenes que aspiraban a ser alumnos suyos para tratar de evaluar su potencial y sus aptitudes.

Hacia el año 400 antes de Cristo, uno de los médicos más conocidos de la antigua Grecia se interesó en el tema. Se trata de Hipócrates. De hecho muchos le consideran como el verdadero creador de la fisiognomía. Para tratar las enfermedades Hipócrates introdujo en los conocimientos médicos de la época el sistema de los cuatro Temperamentos. Es uno de los sistemas de clasificación del tipo de personalidad más antiguo del mundo. Y de hecho, este sistema se utiliza todavía por los practicantes de la medicina tradicional en todo el mundo. Hipócrates retomó una teoría de Pitágoras sobre los humores. Cuando se hablaba de “humor” no se referían al sentido del humor de las personas sino a  los fluidos corporales que están presentes en el cuerpo humano. Y asoció esos humores con 4  temperamentos básicos que conocemos como el  sanguíneo, el flemático, el colérico y el melancólico. El uso de estos términos persiste en el lenguaje científico de la psicología moderna. Hay que subrayar que ese sistema era una aproximación basada en el cuerpo entero y no específicamente en el rostro.

Y 50 años después,  llegó el filósofo y científico ARISTOTELES. Fue el primero en dejar un documento escrito de fisiognomía que constituye el tratado más antiguo de los que sobreviven al día de hoy. Aristóteles fue el primero en sostener claramente la posibilidad de establecer una relación entre el carácter y los rasgos faciales. Distinguía tres ‘almas’ dentro de la psique: un alma vegetativa, un alma sensitiva y un alma razonable que se expresaban en los varios niveles del rostro. Fue una aportación muy interesante porque esta clasificación sigue siendo utilizada por la Morfopsicologia moderna y queda confirmada por la neurociencia con los tres cerebros dentro del encéfalo: el cerebro reptiliano (con su base en el tronco del encéfalo), el cerebro emocional (con su base en el sistema límbico) y el cerebral (con su base en la noecorteza.

Pasaron los siglos y durante la edad media y el renacimiento hubo muchos otros autores que escribieron sobre el tema. Pero hay que esperar el final del siglo 18 para ver aparecer las primeras directrices de la fisiognomía moderna. En 1772, el pastor protestante suizo Johan Kaspar Lavater escribió un libro que ordenó y juntó muchas observaciones que se hicieron a lo largo de los siglos sobre la relación entre rostro y personalidad. Su tratado marcó el inicio de una autentica moda en Europa y gozó de una gran popularidad hasta mediados del siglo 19. Hay que tomar en cuenta que en esa época no existía todavía la profesión de psiquiatra ni de psicólogo.

Con esa publicación había nacido la primera generación de la ciencia morfopsicológica.  Pero su límite se encontraba en su esencia: se buscaba la relación entre un elemento del rostro y un rasgo de carácter sin tomar en cuenta la relación de los elementos entre ellos. Le faltaba la síntesis del conjunto.

Por eso se reprocha a menudo a la Fisiognomía de caer fácilmente en caricaturas y tópicos como, por ejemplo, concluir que tener unos labios finos es señal de crueldad o que tener una frente grande es un indicador de gran inteligencia.

Poco tiempo después de Lavater, alrededor del 1800,  apareció la Frenología creado por el médico alemán Franz Jospeh Gall. Se basaba en la forma del cráneo para determinar los rasgos del carácter y de la personalidad. Con lo poco que se sabía sobre el cerebro desde el punto de vista científico, la Frenología se convirtió en la psicología casera de esa época. Hoy en día esa teoría no tiene mucha aceptación.

Luego hubo varios investigadores que dieron mucha importancia en introducir el método científico con el uso de estadísticas; esto suponía un rigor superior a los métodos empíricos que se habían usado hasta la fecha. Pero todos se centraron en estudiar la forma del cuerpo en su conjunto y no la del rostro en particular.

1914 es un año importante para el futuro de la morfopsicología. Se publicó el libro “La forma humana” escrito por el médico francés Claude Sigaud.  El punto de partida del Dr Sigaud fue la distinción, tan familiar para todos, de los gordos y los delgados. De esta distinción tan banal en apariencia, el doctor Sigaud sacó toda una doctrina del temperamento. Observó que las enfermedades no evolucionaban de la misma manera para los gordos y los delgados y llegó a la conclusión que estas morfologías corporales opuestas tienen diferentes procesos de defensa frente a las agresiones del medio ambiente. Consideró el nivel de sensibilidad como el factor esencial de la defensa orgánica. Estableció la ley de la Dilatación-Retracción que indica la existencia de 2 movimientos vitales que animan las formas de cualquier ser vivo. Observó que las formas de un sujeto tienden a dilatarse cuando el sujeto percibe su entorno como favorable, movimiento impulsado por su instinto de Expansión. Si el sujeto experimenta el entorno como una fuente de peligro, sus formas tienden a retraerse, impulsado por su instinto de Conservación, mecanismo inconsciente de defensa activa.

Dado que Sigaud era médico y que solo le preocupaba las enfermedades de los órganos, solo le interesó la morfología corporal y nunca mencionó las correspondencias psíquicas del rostro.

Pero varios años después dos de sus discípulos enseñaron la doctrina del Doctor Sigaud a un tal Louis Corman, un estudioso de la Fisiognomía. Louis Corman era psiquiatría especializado en la comprensión de la psicología de los niños. Entre otras cosas, creó en 1961 el test Pata Negra, se trata de una de las pruebas más utilizadas en el ámbito escolar y clínico para intentar detectar e interpretar los conflictos de personalidad en los niños. A principios de los años 1930 el doctor Corman habia recopilado todas las teorías y  los estudios que se habían hecho sobre el tema hasta la fecha. Rápidamente comprendió todo el provecho que se le podía sacar a esta ley de la Dilatación-Retracción para el estudio de los rostros. Y fue la base con la cual creó la Morfopsicología.

Al profundizar el descubrimientos del Dr Sigaud, estableció la regla fundamental que biología, fisiognomía y psicología son 3 aspectos de una misma realidad.  Empezó a estructurar este método de observación y de interpretación de los rasgos faciales a partir de 1930.

En 1937, publicó el libro ‘Las quince lecciones de la Morfopsicología’. Habia nacido oficialmente esta ciencia que superaba los límites de la fisiognomía. Louis Corman dedicó un gran parte de su vida al desarrollo y la divulgación de la Morfopsicología. Escribió más de 15 libros sobre el tema, y creo en 1980 creó una escuela La Sociedad Francesa de Morfopsicología para formar a alumnos y profesores, con un código deontológico muy importante: ‘No juzgar sino comprender’.

¿Tiene una base científica? ¿Es fiable?2019-06-17T16:25:36+01:00

La morfopsicología se define como una ciencia humana como la medicina, la psiquiatría o la psicología. No es una ciencia exacta como las matemáticas (cada ser humano y cada cara son únicos) ni una ciencia experimental como la física. Pero el método de observación utilizado se basa en leyes biológicas, aplicables a cualquier ser vivo.

Como otras ciencias clínicas, la morfopsicología se basa en la observación directa para deducir hipótesis de trabajo. De esas numerosas observaciones, se han deducido leyes que deben ser manejadas con prudencia, como en medicina, ya que los imponderables siempre pueden desempeñar un papel importante. Pero de forma general, en esa disciplina todo es contrastable y justificable. En caso de inexactitud, el morfopsicólogo puede volver a la fuente del error y corregir.

Además, es también una ciencia analógica, ya que muchas deducciones se apoyan en analogías con el mundo animal o vegetal. Como complemento a las técnicas científicas, también interviene la intuición, esa facultad global que permite captar la realidad sin pasar por la reflexión. Esa intuición está ‘educada’ por la formación de morfopsicólogo, y se usa como lo hace un médico que se beneficia de su memoria intuitiva después de haber visto muchos casos. En Francia, esa disciplina se enseña en varias universidades.

Quiero añadir algo en relación a los que desconfían de cualquier herramienta que no tiene una ADN puramente matemática y que hablan de ciencia como si fuera la panacea o el santo grial, y como si fuera de lo científico no existiera nada. ¿Cómo encajamos esto cuando estamos hablando del ser humano? ¿Es científico el amor, la envidia, el odio, la simpatía….? ¿Como se mide todo esto? ¿Y existen o no?…

¿Qué aplicaciones tiene la morfopsicología? ¿Para qué sirve?2019-06-15T10:52:35+01:00
  • Ayuda a conocerse mejor a si mismo.

Si buscas la verdad sobre lo que nos condiciona, el cuerpo humano es uno de los mejores terrenos de observación y de estudio. Y dentro del cuerpo, el rostro es una mina de información. “Hay más sabiduría en tu cuerpo que en tu filosofía más profunda.” – Friedrich Nietzsche.

La morfopsicología nos permite entender porqué nos parecen difícil ciertos aspectos de la vida e identificar en qué tipos de entornos y de actividades nos sentimos más cómodos. Así ayuda a identificar con más claridad nuestro potencial, las dificultades que tenemos para sacar partido de ese potencial, conocer nuestros puntos perfectibles y, por lo tanto, las posibilidades que tenemos a nuestro alcance para sacar lo mejor de nosotros mismos. “La morfopsicología puede dar a cualquier persona una visión de si misma que puede ayudarla mucho a conocerse y entenderse, aceptarse y realizarse.”- Dr Louis Corman.

Para identificar, aceptar y superar nuestros antagonismos interiores y nuestras zonas de inmadurez, la morfopsicología facilita una base muy esclarecedora. “El que conoce a las personas es inteligente pero el que se conoce a si mismo es un sabio.” – Lao Tse

  • Facilita la apreciación de las diferencias que nos separan con los demás.

La morfopsicología es una herramienta de comprensión de cómo funcionamos y de qué es lo que motiva nuestro comportamiento. Saber apreciar al otro como es, entender su forma de funcionar permite una mayor aceptación. Ayuda a ajustar nuestras demandas a lo que es posible. Estudiar la morfopsicología permite valorar mejor las diferencias de carácter y educar nuestra sensibilidad. Es una ciencia que favorece la comunicación humana. En una situación de crisis de pareja, ayuda a esclarecer las diferencias que crean el conflicto y mejorar la comprensión del comportamiento del cónyuge. Desde la comprensión, puede volver a surgir el amor.

La morfopsicología constituye una herramienta preventiva frente a posibles conflictos que puedan surgir. En la relación padres-hijos, la morfopsicología ayuda a los padres a tomar conciencia en que cada uno de sus hijos es único, mejorar la relación con ellos, acompañarles en el aprovechamiento de sus capacidades sabiendo cuales son las actividades más adecuados para ellos.

  • Constituye una herramienta muy útil y práctica en muchos contextos profesionales

A nivel laboral, el conocimiento de la morfopsicología se puede aplicar en todas las profesiones en las cuales el contacto humano es importante, aunque haga una práctica rudimentaria de la Morfo-psicología, respetando sus reglas más básicas.

Ejemplos:

– RRHH: evaluar a los candidatos que presentan las mejores predisposiciones para el puesto a cubrir, no depender de las respuestas que los candidatos dan en tests psicotécnicos, anticipar mejor como una persona podrá encajar en un equipo.

– Managers, jefes de equipo: asignar a cada colaborador tareas que mejor se ajustan a su potencial, dar con la tecla para motivarlos y hacer que se impliquen al máximo en su trabajo.

– Profesionales del asesoramiento, coachs, consejeros en orientación escolar o profesional, asistentes sociales: identificar las competencias naturales de cada persona y el tipo de entorno que le permitirá dar lo mejor de sí mismo.

– Maestros, docentes: detectar más fácilmente el método de aprendizaje privilegiado de cada alumno y poder acompañar a cada uno en función de sus puntos fuertes y débiles.

– Médicos, enfermeras, psicólogos, psicoterapeutas, logopedas, fisioterapeutas, acupuntores, homeópatas, osteópatas: conocer más rápidamente y en profundidad la psicología de los pacientes, evaluar su posible impacto sobre la enfermedad diagnosticada y corroborar sus deducciones con preguntas y su observación clínica.

– Comerciales, atención al cliente, relaciones públicos: evitar graves errores en un primer contacto, identificar rápidamente las necesidades personales de cada cliente, construir relaciones más agradables y fecundas, convencer más eficazmente.

– Negociadores, abogados, mediadores, profesionales de la seguridad: evitar conflictos de antemano por poder anticipar el tipo de reacción de una persona en situaciones de estrés e imprevistos.

– Profesionales de la estética, peluqueros, ópticos, asesores de imagen: disponer de un soporte valioso para empatizar con sus clientes y darles consejos que encajan con los rasgos dominantes del carácter de sus clientes.

– Escritores, pintores, escritores, directores de cine: seleccionar los rasgos físicos que mejor se ajustan al carácter que quieren atribuir a cada protagonista de su obra.

¿Cuáles son los límites de la morfopsicología?2019-09-06T19:14:46+01:00

Todos los practicantes de la Morfopsicología deben respetar el código deontológico que estableció el creador de la Morfopsicología, el Dr Louis Corman, que se resume a: NO JUZGAR SINO COMPRENDER

Por lo tanto, significa que la Morfopsicología NO SE DEBE USAR en ningún caso para:

  • Despreciar, descalificar, discriminar por los rasgos faciales
  • Hacer justicia, es decir para determinar si alguien es un responsable o no de un acto reprensible por la ley
  • Identificar supuestas ‘caras del mal’ con la excusa de hacer una prevención de riesgos.

La Morfopsicología no se debe usar para limitar sino para ayudar a las personas a tomar consciencia de su verdadero potencial y de lo que necesitan para desplegarlo.

El mejor criterio para apreciar un consejo psicológico es ver si ese consejo ha incrementado el espacio de libertad de la persona a quién iba dirigido. Si el consejo se traduce en una reducción de ese espacio, se podría atribuir a un practicante inexperimentado, o más grave, a un practicante que no ha resuelto sus propios problemas de potencia o de proyección.”

 

La morfopsicología no pretende detectar los secretos más íntimos de la vida de una persona. Afortunadamente existe en cada uno de nosotros un jardín secreto que no se puede pisar sin nuestro consentimiento. Cuanto más diferente es la persona observada del morfopsicólogo (por sexo, edad, origen étnica, carácter, tipo de experiencias, etc…), más difícil resulta para el morfopsicólogo su comprensión de la vida interior del sujeto estudiado.

La detección de algunas aptitudes escapan a la morfopsicología como la detección de aptitudes puramente intelectuales (que los tests saben evaluar mejor), el tipo de memoria privilegiada o los dones musicales.

Hay factores que influencian mucho la conducta de alguien sin que se vea reflejado claramente en el rostro: la educación recibida, experiencias impactantes, la influencia del entorno social y profesional, actitudes neuróticas (que son a veces reacciones opuestas a la línea general del carácter de la persona).

Cada vez que la conducta habitual de una persona resulta ser radicalmente opuesta al diagnóstico dado por un morfopsicólogo, suele haber 2 posibilidades: o la persona disimula sus debilidades (máscara que termina por caer y se confirma el análisis hecho) o una neurosis o tendencias naturales han sido reprimidas o deformadas. En ese último caso, lo importante es que una dificultad haya sido detectada y que la persona pueda identificar y aplicar el remedio más fácilmente.

¿Qué se toma en cuenta para realizar un análisis morfopsicológico?2019-09-06T18:57:42+01:00

Los estudios morfopsicológicos se hacen en base a 4 fotos del rostro de la persona estudiada.

No se requiere una entrevista previa con la persona estudiada para realizar el análisis. Solo se requiere previamente la información siguiente sobre la persona analizada:

  • La edad
  • La altura y el peso
  • La lateralidad (si es diestro/a o zurdo/a)
  • Saber si ha tenido alguna intervención de cirugía estética

Este estudio se puede realizar a distancia sin necesidad de desplazamiento de la(s) persona(s) estudiada(s).

Para empezar, observo  las diferentes partes del rostro siguiendo un protocolo de observación del método Louis Corman: empiezo primero con el análisis de las formas del marco oseo y de los receptores sensoriales (ojos, nariz y boca), luego la relación entre los receptores y el rostro, el modelado de la piel, el nivel de tonicidad / atonía de las distintas partes del rostro, los contrastes y los  antagonismos en las formas, el nivel dominante del rostro, las zonas en dilatación y las zonas en retracción.

Después hago una síntesis de las distintas partes observadas para entender como las distintas fuerzas del conjunto interactuan entre ellas. Es como el trabajo de un buen traductor que se refiere al sentido general de una frase para elegir la traducción exacta de una palabra. Analizo cómo las distintas partes del ‘puzzle’ interactúan, como se combinan o se oponen entre ellas. A partir de allí, deduzco el funcionamiento y las aptitudes de la persona, a nivel intelectual, afectivo e instintivo, con sus fortalezas y sus debilidades.

¿En qué se diferencia un análisis de la personalidad con la morfopsicología de un análisis con otros métodos?2019-09-06T18:40:49+01:00

Un análisis de la personalidad con la morfopsicología se diferencia en 2 criterios importantes de otros métodos de evaluación de la personalidad:

  • El grado de PERSONALIZACIÓN del análisis

 Hoy en día existen muchas herramientas de diagnóstico de la personalidad. Algunos métodos famosos son el eneagrama, el big five o el indicador de tipo Myers Briggs basado en los trabajos de Carl Jung). La gran mayoría se basan en conceptos cognitivos que generalizan tipologías de carácter y pautas de comportamiento.

Definir nuestro carácter es algo complejo porque somos un conjunto de muchos rasgos que se combinan entre ellos de forma única.

¿Entonces cómo podemos aclarar cuál es nuestro propio funcionamiento psíquico que deriva de esa combinación única y tan peculiar de rasgos sin equivocarnos?

Por eso mucha gente rechaza estos sistemas de clasificación de la personalidad (con por ejemplo 4, 9, 16 tipos de personalidad…) porque piensan que encasillan a la gente y que solo son exactos de manera parcial y circunstancial.

La Morfopsicología no usa tipologías sino que hace la síntesis de la combinación de los distintos rasgos del rostro, y esas combinaciones son infinitas y únicas para cada persona.

Por eso la Morfopsicología garantiza un análisis 100% personalizado que refleja la unicidad de la persona y sus peculiaridades.

  • El grado de OBJETIVIDAD del análisis

¿Cómo podemos detectar si nos estamos atribuyendo características, virtudes o defectos que no son realmente importantes en nuestra personalidad?

¿Si uno no conoce su inconsciente que condiciona en gran parte nuestra personalidad, cómo puede dar respuestas objetivas?

Este problema se detecta  con lo que se llaman los test proyectivos (tipo test – batería de preguntas) que generan un alto grado de inexactitud en los resultados obtenidos. Por eso muchos test no son fiables o muy a menudo las personas no se reconocen del todo identificadas.

En un estudio morfopsicológico, la persona analizada no tiene que intervenir, no tiene que contestar a ninguna pregunta y por lo tanto no puede distorsionar el análisis de una forma u otra. Usando leyes biológicas, la Morfopsicología permite ir a la fuente del comportamiento e identificar las fuerzas inconscientes que lo condiciona. Solo nos basamos en la observación de la estructura de su rostro tal y como está al día de hoy, en base a varias fotos del rostro. Y no pedimos ningún dato adicional, salvo la edad y la lateralidad (si eres diestro o zurdo) y si la persona recurrió la cirugía estética.

Este proceso es único a la Morfopsicología y garantiza una mayor objetividad del diagnóstico obtenido.

¿Qué diferencias hay entre la morfopsicología,  la fisiognomía y la frenología?2019-06-15T10:56:26+01:00

En 1772, un tal Johan Kaspar Lavater escribió un libro que ordenó y juntó muchas observaciones que se hicieron a lo largo de los siglos sobre la relación entre el rostro y la personalidad. Con esa publicación había nacido oficialmente la fisiognomía y la primera generación de la ciencia morfo-psicológica. Hay que tomar en cuenta que en esa época no existía todavía la profesión de psiquiatra ni de psicólogo. Y la fisiognomía tuvo mucho éxito hasta el siglo XIX. Pero su límite se encontraba en su esencia: se buscaba la relación entre un elemento del rostro y un rasgo de carácter sin tomar en cuenta la relación de los elementos entre ellos. Le faltaba la síntesis del conjunto. Por eso se reprocha a menudo a la fisiognomía de caer fácilmente en caricaturas y tópicos como por ejemplo concluir que tener labios finos es señal de crueldad o una frente grande es señal de inteligencia.

Poco tiempo después apareció la Frenología con la propuesta de otro fisiognomista, Franz Jospeh Gall. Se basaba en la forma del cráneo para determinar los rasgos del carácter y de la personalidad. Hoy en día esa teoría no tiene mucha aceptación.

Luego hubo varios investigadores que dieron mucha importancia en introducir el método científico en las técnicas empíricas usadas antes. Pero se centraron mucho más en estudiar la forma del cuerpo en su conjunto que la del rostro en particular Hasta que nació oficialmente la morfopsicología en 1937 con el Dr Corman.

La diferencia fundamental radica en que la Morfo-psicología no hace un análisis de las partes de la cara sino una síntesis del conjunto, el TODO siendo mayor que la suma de las PARTES. Si la Fisionomía estudia las distintas partes de la superficie del rostro, la Morfo-psicología estudia la geología del rostro, identificando la presencia y la combinación de los 4 movimientos biológicos que moldean el rostro. Esa técnica da acceso a la psicología de las profundidades, identificando las fuerzas vitales que dan nacimiento al carácter.

¡Advertencia! Aprovechando que la morfopsicología está despertando cada vez más interés hoy en día (como la grafología hace 20 años), varios libros con la denominación de “morfopsicología” han sido publicados en los últimos años pero no siguen la metodología científica, global y dinámica que caracteriza esa ciencia. En realidad son ‘fisiognomistas’ que hacen listas de rasgos aislados de la cara y que se atreven a atribuir un rasgo de carácter a todas las personas que presentan una misma característica facial.

¿Es determinista la morfopsicología? ¿Las características negativas se pueden cambiar?2019-06-15T10:57:11+01:00

La morfopsicología nos da indicaciones sobre nuestras tendencias naturales y nuestras posibilidades pero en ningún momento tiene la pretensión de predecir el futuro de las personas. Nuestro rostro no es estático, sus formas cambian. El rostro se moldea por fuerzas biológicas que son dinámicas. No paran de actuar en ningún momento aunque no somos conscientes de ello. Por eso, con el transcurso de los años y a veces de los meses, podemos notar cambios en nuestra cara y en la cara de nuestros conocidos. Un estudio morfopsicológico es un diagnóstico de una persona en un momento dado de su vida.

Lo que somos en esos momentos es el resultado de muchos factores. Principalmente se considera que 3 factores entran en cuenta:

  1. Nuestra herencia biológica, que nos aporta una constitución fundamental que debemos aceptar sin poder esperar modificarla mucho.
  2. Nuestro entorno (climático, nutritivo, afectivo, educativo, social, profesional), que nos transforma progresivamente, desarrollando algunas de nuestras tendencias nativas y disminuyendo otras de forma más o menos pronunciada.
  3. Nuestro libre albedrío, más o menos desarrollado en cada uno de nosotros que nos permite elegir destinos para los cuales nuestra naturaleza no nos tenía predispuesto.

La morfopsicología nos permite identificar las fuerzas que actúan de forma inconsciente sobre nuestra conducta y usarlas para perseguir nuestros objetivos más deseados. Por lo tanto, esta ciencia no es sinónimo de petrificación sino de evolución, ya que nos permite enterarnos de si vivimos nuestro potencial y en qué áreas podemos evolucionar. El análisis morfopsicológico de las formas debe permitir hacer un balance de las fuerzas vivas de una persona para ayudarle a sacar el máximo provecho de sus tendencias favorables y compensar las fuerzas que son perturbadoras.

¿Cuándo cambia la cara de una persona, cambia su conducta?2019-06-15T10:57:49+01:00

Con el paso de los años, lo normal es que se puedan ver cambios importantes en la cara de cualquier persona. Un adolescente, un adulto, un anciano ya no presentan las formas de su niñez y su psicología también ha evolucionado.

Si con los años las formas permanecen infantiles, la conducta en cierta medida permanece también infantil. Si una persona hace un gran trabajo personal para modificar su conducta habitual, se podrán observar modificaciones morfológicas que traducen los esfuerzos que han sido realizados.

El medio en el cual se encuentra sumergida una persona puede afectar también las formas de la cara y por lo tanto modificar su conducta de forma crónica.

¿Qué consecuencia puede tener en el comportamiento de una persona una cirugía estética de la cara o unas secuelas debido a un accidente o una enfermedad?2019-06-15T10:58:32+01:00

Si la transformación de la cara es rechazada por la persona porque la considera como una mutilación, esa persona vivirá con un rebote estéril y su conducta general tenderá a desequilibrarse.

Si la transformación es aceptada y la persona reconoce su identidad en su nueva morfología, aunque haya sido una mutilación, ese cambio puede servir de palanca para desarrollar su personalidad y evolucionar en direcciones no sospechadas antes de la modificación facial.

Lo mismo pasa con el envejecimiento que puede generar un rebote o una resignación, o una aceptación serena con una elevación de la mente.

¿Que información contiene tu análisis morfopsicológico?2019-09-06T18:34:09+01:00

El análisis morfopsicológico se estructura de la forma siguiente:

  • Rasgos generales de tu personalidad

El motor principal de tu personalidad

Tu fuente principal de energía

Lo más te motiva / desmotiva

Tu nivel de introspección y de extraversión 

El nivel de equilibrio entre tus fuerzas conscientes e inconscientes

El tipo de entorno te equilibra / desequilibra

Tu nivel de adaptación a los cambios y al estrés

  • Análisis de tu funcionamiento y de tus aptitudes a nivel cerebral

La imaginación y la reflexión en tu personalidad

Tu manera de enfocar tu atención y de recoger informaciones

Tu forma de tomar decisiones

La conexión de tu imaginación y tus pensamientos con tus emociones y tus acciones

  • Análisis de tu funcionamiento y de tus aptitudes a nivel afectivo-emocional

Los sentimientos y los afectos en tu personalidad

Tu forma de gestionar las emociones 

Tu nivel de sensibilidad 

Tu forma de relacionarte con los demás (familia, conocidos, desconocidos)

Tu estilo de comunicación

  • Análisis de tu funcionamiento y de tus aptitudes a nivel activo-instintivo

El mundo concreto y material en tu personalidad

Tus competencias innatas

Tu manera de gestionar tu energía física y tus recursos materiales

Tu manera de actuar, de trabajar

Tu entorno ideal de trabajo

  • Tus 5 principales puntos fuertes
  • Tus 5 principales zonas de mejora

 

Tu análisis de rostro sin informe escrito se basa en la misma estructura.